¿Por qué es importante la implementación de la LEPINA?

Como se ha destacado antes en este blog, la LEPINA supone un cambio trascendental en la consideración jurídica de las niñas, niños y adolescentes (que abreviaremos con las iniciales NNA), pues de ser objeto de protección -bajo el fallido modelo tutelar- se convierten en sujetos plenos de derechos -a la luz de la doctrina de la protección integral-. La filosofía que inspira la LEPINA se sustenta además en principios fundamentales como el interés superior de NNA, la corresponsabilidad, la prioridad absoluta, el ejercicio progresivo de las facultades, la igualdad, la no discriminación y la equidad.

Sin embargo, la renovación jurídica que supone la nueva Ley para la infancia puede quedar limitada a una simple y llana declaración si no se adoptan las medidas necesarias para la correcta y eficaz implementación del Sistema Nacional de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (SNPINA).

Ciertamente, el “corazón” de la Ley es el Sistema que asegura la vigencia plena de los derechos y los deberes que ella contiene, para todos los NNA en El Salvador. Ese sistema es la materialización del principio de corresponsabilidad (Estado-familia-sociedad) y sus miembros están llamados a coordinar sus acciones para velar por la garantía de los derechos del sector más importante de la población salvadoreña. 

El SNPINA constituye una apuesta y una oportunidad de hacer las cosas diferentes en pro de la niñez y la adolescencia. Del modelo centralista se propone pasar a un modelo descentralizado -donde el papel de los gobiernos locales resulta fundamental-, de la sobredimensión del papel del Estado  -p.e. como ocurrió antes con el ISPM y ahora con el ISNA- se plantea que éste procure fortalecer la sociedad civil organizada y generar las alianzas necesarias, de la caridad en la asignación de los recursos públicos se propone que los NNA sean una prioridad en la formulación y ejecución de los prespuestos institucionales -p.e. a través de la definición de las políticas públicas pertinentes-. 

Todas las anteriores apuestas no lograrán materializarse si todos los salvadoreños y salvadoreñas no exigimos a nuestras autoridades actuales y venideras -bendita democracia- que hagan realidad el postulado constitucional que señala “El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado”, siendo para ello prioritaria la satisfacción de los derechos de nuestros NNA, que -no debemos olvidar- no son solo el futuro sino también el presente de nuestro país.

About Avances y Retos de la LEPINA

Abogado y Filósofo, ejerzo la abogacía como Defensor Público de Familia en mi país -El Salvador
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s